LA Sweat: el auge del ciclismo femenino y las mujeres inspiradoras

Kelli Samuelson comenzó a utilizar bicicletas de piñón fijo como medio de transporte para desplazarse por las calles de Seattle durante la universidad. Posteriormente se mudó a Los Ángeles, donde emprendió su andadura en las competiciones de carretera y fundó LA Sweat, un equipo de ciclismo femenino para ayudar a las mujeres a «dejar de vacilar e impulsarlas a que se suban a la bicicleta». Tras siete años de actividad, LA Sweat continúa su dedicación a las carreras a nivel nacional e internacional. Quedamos con Kelli durante el confinamiento para charlar sobre competiciones, sobre la historia de LA Sweat y sobre los vínculos que unen al equipo.

Sobre las ventajas de la competición

Santini: Cómo te acercaste al ciclismo?

KS: Mis inicios en el deporte fueron a través de la danza. No fue hasta más tarde que comencé a moverme en bicicleta, cuando tuve que vender mi coche en la época en que viví en Seattle para poder pagar la universidad. Tenía varios amigos ciclistas que formaban parte de un grupo de bicicletas de piñón fijo llamado Macaframa. Un día una amiga me dijo que quería una bicicleta y que deberíamos tener una las dos para salir a pedalear. Yo pensé que así no tendría que depender más del autobús y que sería fantástico. Después llegó el boom de las bicicletas de piñón fijo y así empecé a competir en esta disciplina.

Santini:El centro de Seattle es una zona bastante pequeña y es fácil imaginar cómo sería moverse por los alrededores. Cuando te mudaste a Los Ángeles, qué diferencias encontraste a este respecto? Cómo es la situación?

KS: Contra lo que cabría esperar, Los Ángeles es una ciudad realmente cómoda para moverse en bici. No es algo de lo que se hable mucho, pero yo llego a muchos lugares antes en bicicleta que con el coche. Para ir a trabajar tardo unos veinte minutos. Las raras ocasiones en las que voy en coche me lleva 45 o 50. La bicicleta es mucho más útil en Los Ángeles, y también es una ciudad fantástica para las competiciones. La temporada ciclista y competitiva del sur de California probablemente es la más larga que hay, pues va de enero a enero. Hay carreras todos los fines de semana. Me siento realmente afortunada por haber encontrado esto en una ciudad como Los Ángeles.

Santini: Comenzaste a aventurarte en las competiciones en carretera desde que vives en Los Ángeles. En qué se diferencian las competiciones a piñón fijo de las carreras urbanas de tipo alleycat?

KS: Pedalear en carretera es una locura. Las bicis tienen frenos y los corredores pueden medir la frenada y manejar la bicicleta, y eso me inquieta mucho más que en las competiciones a piñón fijo. Todo el mundo dice que la Red Hook (a piñón fijo) es una carrera difícil. Sin embargo, para mí es bastante previsible, porque sabes lo que van a hacer los demás en todo momento. Si estás bien atento, puedes notar que los contendientes tienden a desacelerar mucho antes de las curvas al tratarse de carreras sin frenos. Me di cuenta después de no haber cambiado nunca de marcha en los seis primeros meses de competición en carretera.

Un equipo de élite en clave femenina con una misión

Santini: En 2015 fundaste el equipo ciclista LA Sweat. Qué te inspiró a pasar de ser solo una competidora a crear y gestionar un equipo entero?

KS: A comienzos de 2010 había muchos grandes equipos femeninos de ciclismo en carretera, pero ninguno se centraba en los criterios a nivel nacional.

Santini: De dónde viene el nombre del equipo?

KS:El origen del equipo tuvo lugar en mi Volkswagen Jetta con cuatro chicas a bordo que viajaban por todo el país para participar en las competiciones. Anteriormente ya había fundado un grupo llamado Ritte Women's Team (competíamos para Ritte Cycles, una empresa del sur de California). LA Sweat es un nombre que nos inventamos (y que, según Kelli, puede pronunciarse LA Sweat, dado que tanto ella como la mayor parte de sus compañeras ya no viven en los Los Ángeles). En aquella época veía muchos deportes diferentes (la NBA, la NFL, la Major League de béisbol) y me alucinaba que en el ciclismo no hubiese la costumbre de dar nombre a los equipos para que los aficionados pudiesen seguirlos, independientemente del patrocinador principal. Creo que hay mucha confusión cuando los grandes equipos cambian su nombre cada 12 meses en función de quién firme los cheques. Mi objetivo era que el nombre de mi equipo se convirtiese en una marca. Quería que las personas pudiesen comprar los maillots y los uniformes combinados y se sintiesen parte de algo más que de un simple equipo de ciclismo.

Santini: De qué forma ha evolucionado el equipo?

KS:Cuando LA Sweat echó a andar, el grupo era una forma de entrenar juntas y de desarrollarse con el objetivo de pasar después a equipos mayores. Con el tiempo nos convertimos en un movimiento en el que quedarnos, prosperar y tener éxito. Ahora, LA Sweat es un grupo mucho más deseado que en el pasado. Nos hemos convertido más en un objetivo que en un trampolín.

Santini:Has dicho que tu intención era crear un equipo que permitiese a las corredoras conectarse con sus fans. Cómo se gestiona este aspecto?

KS:Cuando hablo de marca y lealtad me refiero realmente a formar parte de una comunidad e interactuar con los fans. Durante la cuarentena realizamos durante cinco semanas una competición bajo techo a través de Zwift, a la que invitamos a un montón de personas en Discord para que pudiesen hablar efectivamente con los ciclistas. Hacemos muchas visitas a escuelas y negocios y nos integramos de verdad en las diversas asociaciones con las que entramos en contacto. Creo que esto es realmente importante para promover nuestra actividad, especialmente porque hay muchos jóvenes que no conocen realmente la existencia de este deporte. .

Afrontar 2020 y sus consecuencias

Santini:Cómo has acogido la cancelación de las competiciones en 2020?

KS:Cuando todos nos hemos quedado encerrados en casa y en nuestras pequeñas comunidades hemos hecho de todo por seguir en contacto unos con otros y combatir la soledad y la sensación de aislamiento. Nos hemos reunido constantemente de manera virtual con el resto del equipo a través de Zoom. Creo que uno de los impactos más duros de la pandemia para nosotros ha sido ver a cuatro de nuestras chicas perder su trabajo. Somos conscientes de que las competiciones se han cancelado porque hay una pandemia mundial. Debido a ello, hemos tenido tiempo para dedicar a nuevas aficiones, hemos aprendido a cocinar, hemos dedicado tiempo a la cultura y hemos encontrado nuevas formas de mantener nuestra mente fresca y activa. Creo que si solo nos hubiésemos entrenado sin pensar en otra cosa, la cancelación de las competiciones habría sido un golpe aún más duro para las chicas que se han quedado sin trabajo. Por tanto, intentamos pensar en positivo y hacer cosas divertidas, como crear cócteles con nuestros principales socios, NUUN.

Santini: Y para el futuro? Hay algo que no veas la hora de hacer?

KS:Creo que sería fantástico tener un campo base para el equipo y, naturalmente, volver a correr. Otro objetivo crítico es el desarrollo del equipo; queremos aumentar nuestra comunidad y hacerla más inclusiva, diversificada e integradora haciendo todo lo que esté en nuestra mano para seguir haciendo avanzar este deporte. Como es obvio, esperamos que se reanuden las competiciones. En la actualidad, el comienzo de nuestro programa está fijado para el próximo 5 de junio. Echamos mucho de menos las carreras, pero no participaremos hasta que no se garanticen condiciones de seguridad para todos. Rezamos para que todo vaya según lo previsto.

Cuáles son las perspectivas de futuro para LA Sweat?

Junto a las deportistas Emma Roberts, Emily Flynn, Ashley Weaver, Dani Morshead, Mónica Merced, Daphne Karagianis, Sam Schneider y Katie Mardayat, estamos listos para todas las competiciones que nos ofrezca la temporada 2021. LA Sweat ha crecido recientemente para incluir un equipo de desarrollo juvenil en colaboración con Blackstone Bicycle Works de Chicago. Tres jóvenes ciclistas de Blackstone Bikes de una edad entre 13 y 15 años se unirán al equipo juvenil de LA Sweat gracias al esfuerzo que han demostrado como participantes del programa juvenil de Blackstone. El programa juvenil de LA Sweat tiene previstas lecciones individuales con y sin la bicicleta, suministro de mejores equipamientos para obtener mejores prestaciones, planes de entrenamiento personalizados y apoyo el día de la competición. Somos un equipo que cree que todo el mundo puede montar en bicicleta. La norma número uno es «ser amables», y estas jóvenes encarnan la ética del equipo, por lo que antes de que los demos cuenta se habrán convertido en líderes de sus respectivas comunidades.

Sigue y apoya al equipo en www.la-sweat.com.

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre